Vestidos Informales



Vestidos informales para mejorar tu look

Las mujeres de hoy pueden lucir mucho mejor todos los días con una colección de vestidos informales. La mayoría cree en el falso mito que los vestidos deben reservarse para eventos especiales y no para ir a comprar, para andar en casa o para ir a buscar a los chicos a la escuela. Se preguntan: "¿Para qué voy a ponerme un lindo vestido en esas ocasiones si se me va a ensuciar o mal tratar? ¿De dónde voy a sacar el tiempo para ponerme linda?". Y se dicen "Ponerse un vestido implica preocuparme por mi look y lleva mucho tiempo estar arreglándose para tan sólo ir a la verdulería". Lo cierto es que no tienes por qué vestir todos los días esa ropa aburrida que no te sienta bien, y lucir bien puede llevarte el mismo tiempo que gastas en ponerte esos jeans y camiseta suelta y zapatillas.

Debes verlo de esta manera: si en vez de ocupar todo tu placard con ropa que no luce bien, ¿por qué no la reemplazas por algunos vestidos informarles para el día y la noche? Lucir bien es parte de una buena salud. Si abandonamos nuestra imagen es porque no nos cuidamos o no le damos demasiado interés a nuestro cuerpo. Verás que, si todos los días luces bien, te sentirás más animada y feliz. Además, las personas que te rodean percibirán eso en ti y serán más felices también contigo y a tu alrededor. No tienes por qué dar todos los días una imagen desganada y abandonada.

Dentro de los vestidos informales puedes encontrar distintos tipos. Los que están hechos para el día y los que son para la noche. Estas dos son las categorías más amplias. Luego, dentro de cada categoría puedes encontrar una amplia variedad de tipos de vestidos. Primero que nada, los tipos dependerán de la estación del año: no es lo mismo un vestido de día de invierno que uno de verano, ni uno de noche para climas fríos y una para climas más calurosos.

Entre los vestidos para el día, además, encontrarás vestidos apropiados para ir a trabajar, para salir a la tarde con amigas o con la familia, para andar en la casa y hacer los quehaceres domésticos y para reuniones un poco más serias durante el día, como una reunión de padres en la escuela de tus hijos. Una regla general de los vestidos para el día es que no deben tener las excentricidades de los vestidos de noche, como brillos, transparencias, escotes y tajos en las polleras muy pronunciados, plumas o cualquier detalle que pueda lucir muy glamoroso. Estas cosas, mejor, guárdalas para la noche.

Los vestidos informales para ir a trabajar, por ejemplo, a una oficina, son un poco más reservados que los que te puedes poner para salir de picnic un domingo por la tarde. Estos atuendos no deben ser ni muy cortos ni muy largos. El largo ideal es hasta la rodilla ya que mostrar los muslos puede ser un poco insinuador. Tampoco son apropiados los vestidos con escotes muy pronunciados o con los hombros descubiertos. Lo ideal es una prenda que cubra bien los hombros, en lo posible que tenga unas pequeñas mangas, si hace calor, y mangas largas o tres cuartos cuando hace frío. También es aconsejable mantener estampados y colores sobrios, lo que no significa que no puedas ponerte colores alegres como el rosa y el amarillo, pero sí debes evitar colores como el plateado o el dorado en exceso.

Por otro lado, los vestidos informales de día para ocasiones más relajadas, como salir con la familia y amigos, admiten un poco más que los que son para ámbitos laborales. Puedes usar vestidos sin mangas, o strapless, o con los hombros más descubiertos, como vestidos con breteles finitos o con cuello Marilyn, que son los que se atan por atrás de cuello. También es válido usar polleras más cortas ya que mostrar los muslos en estos casos no está mal visto. Sin embargo, esto dependerá un poco de la edad. Si eres una jovencita, cualquier largo quedará bien. Si ya pasaste los treinta, lo mejor es no mostrar tanto y respetar ciertos largos. No significa esto que tu vestido de día deba llegar necesariamente a las rodillas, pero más de 15 cm por encima de la rodilla ya puede ser muy insinuador. Con respecto a los colores, puedes sentirte libre de usar colores claros y estampados floreados o con diferentes motivos. En el invierno los colores de moda son siempre más sobrios.

También existen diferentes tipos de vestidos informales de noche, como por ejemplo, los vestidos para salir a la noche con amigas a una disco, para ir al cine, para salir a cenar entre amigos o familiares o con un novio. Los atuendos para las actividades nocturnas por lo general son más osados que los de día. Admiten escotes y tajos pronunciados y todos los brillos y el glamur que los de día no nos admiten. Sin embargo, no es lo mismo salir de noche con amigas a una disco que salir con la familia a cenar. Siempre debes considerar el contexto para cuidar los detalles. Si vas a ir a bailar, entonces ahí sí puedes ponerte los tacos bien altos con un vestido osado, corto, sin mangas y hasta con colores plateados o dorados, pero en el otro caso, lo mejor es reservarse sólo un poco más, como con el largo de la pollera y la profundidad del escote.

Existe una amplia variedad de vestidos informales para el día y la noche que pueden hacerte lucir espléndida. Ya no necesitas salir todo el tiempo en jeans y camiseta. Atrévete a cambiar tu look y a innovar para lucir y sentirte mucho mejor. Todo lo que debes hacer es guardar la ropa aburrida y sin estilo que tienes en tu placard, o, mejor aún, donarla y reemplazarla por vestidos informales y prendas a la moda. Así le harás un favor a los más necesitados y a ti misma.